Mike Pence en Ecuador: gringo go home!

GRINGO GO HOME

El vicepresidente estadounidense Mike Pence visita nuestro país en el marco de su tercera gira por la región, evento que anuncia la recuperación del “patio trasero” del imperio, América Latina. La agenda de Pence en Ecuador tiene tres objetivos: “mejorar” las relaciones económicas entre ambos países, colaborar con las fuerzas de seguridad nacionales en materia de seguridad fronteriza y exigir al gobierno ecuatoriano lealtad a los planes injerencistas en Venezuela. Además de jugar en favor de los intereses de la oligarquía criolla, atentando contra los derechos fundamentales del pueblo, este evento evidencia el estado marginal en que se halla la izquierda y las organizaciones populares, quienes deberíamos ser los primeros en responder de forma contundente al encuentro entre el gobierno de Moreno y Pence.

Preocupan de sobremanera los encuentros entre Pence y Oswaldo Jarrín, Ministro de Defensa, y José Valencia, actual Canciller de la República, cuyo objetivo es asegurar la posición del gobierno contra Venezuela, con ello se abre la posibilidad cada vez más real del despliegue de un escenario beligerante que no solo afectaría al país caribeño sino a la toda la región, y en el que Ecuador jugará en complicidad con el imperialismo. En el plano nacional, el resultado será la implementación de políticas represivas contra el pueblo en nombre de la "guerra contra el narcotráfico" que se libra en la frontera norte, el control de la sociedad y sus organizaciones mediante mecanismos de vigilancia y seguimiento, aparecerá nuevamente la idea del “enemigo interno”, el “terrorismo”, etc. Nos acercamos a un escenario altamente complejo en que tenemos todas las de perder, más aún si nos encontramos desmovilizados y sin un norte programático.

En el aspecto económico el objetivo del gobierno de Moreno ha sido restar las capacidades regulatorias e interventoras del Estado, un vuelvo agresivo al neoliberalismo en apenas seis meses. Los resultados de la cooperación económica bilateral entre Estados Unidos y Ecuador no podrán traer beneficio alguno, considerando la naturaleza mezquina del enfoque económico desplegado por el gobierno, en alianza con los sectores empresariales, sino que profundizará la pobreza, la dependencia económica y la conflictividad social.

Pero esto no es todo, la alianza gobierno-oligarquía-imperialismo que veníamos señalando meses atrás y que ahora, tiene dimensiones desproporcionadas, también ha madurado gracias a la acción de algunos sectores de la “izquierda” ecuatoriana. Al interior del gobierno el Partido Socialista Ecuatoriano, el ala reformista del MIR, el Partido Comunista Ecuatoriano, Jóvenes Por la Patria, y desde el exterior, el rol contra revolucionario de siempre del Partido Comunista Marxista Leninista del Ecuador (PCMLE) y su brazo para trabajo legal, ex MPD hoy Unidad Popular, además de las dirigencias FUT, las dirigencias de la CONAIE, entre otros.

Necesitamos urgentemente la articulación de un gran frente nacional, internacionalista, anti imperialista, anti oligárquico, que agrupe a las fuerzas revolucionarias en un programa que gane al pueblo, el contenido de este programa no es el correísmo recargado – en este programa caben sus bases desorganizadas –, ni la lectura de manual de la izquierda clásica reformista. La labor actual es unir, construir, forjar, avanzar, extirpar a las dirigencias contra revolucionarias de las organizaciones, recuperar la iniciativa popular en la calle, organizar donde no exista organización y reforzar donde esta exista.

El decidido retorno del imperialismo en América Latina – vale preguntarse, si este realmente se fue –, avizora una batalla a muerte entre el pueblo y sus enemigos. El imperialismo, la oligarquía no tendrán piedad, posiblemente en las siguientes batallas a desarrollarse, Venezuela por ejemplo, nuestra región disputará el todo o nada por la liberación e independencia definitiva de la Patria Grande.

 

Imagen eliminada.

 

 

Categoria