Venezuela y la OEA: una nota que no le gustará leer

VENEZUELA

Esto originalmente iba a iniciar con un párrafo serio. Ya saben: “Aprobada resolución para expulsar a Venezuela de la Organización de Estados Americanos (OEA)”[1], y de ahí en más se explicarían las razones por las cuales una mayoría de países del hemisferio decidió darle una “lección” a Maduro y su régimen, siguiendo los siempre sabios lineamientos de los Estados Unidos de Norteamérica, paladines de la libertad.

Se leía bien, acoplado a lo que decían los grandes medios del continente y del mundo, con las palabras correctas: expulsión, régimen. Supe que desde la primera línea le gustaría a muchos, porque no hay nada más complaciente para un convencido que las notas de un periodista que dice con palabras más o menos bonitas todo lo que ya piensa.

Pero empecé a tener problemas. Recordé – maldita memoria – que hay que buscar fuentes, leer documentos, escuchar declaraciones, contrastar, analizar  y cosas por el estilo, entonces la nota se enredó. Mucho.

Habían cosas importantes por considerar: la primera, que en abril de 2017 (si, 2017) Venezuela anunció su retiro oficial de la organización, al entregar ante la Secretaría General la denuncia a la Carta de la OEA, iniciando así un procedimiento de separación bastante burocrático de 24 meses de duración [2].  La segunda, que para aprobar una resolución en la OEA, integrada por 35 países, es necesario un mínimo de 24 votos a favor.[3]

Mi mente daba vueltas, porque los telediarios, los periódicos y los tuits de la gente importante decían que se logró la expulsión de Venezuela de la OEA, por violar los derechos humanos, por no respetar el estado de derecho y otro montón de cosas gravísimas. ¿Cómo era posible?  ¿Sería que alguien se equivocó? Porque la prensa no miente. No así. A ver, cualquiera se daría cuenta.

Estaba en un dilema. Me tocó leer de nuevo la Carta de la OEA[4], noticias de hace un año, escuchar a los funcionarios del régimen y a los funcionarios de los países libres. Fue tedioso. Pero la cosa era verdad. Venezuela se retiró el año pasado y en la reunión de Washington se obtuvieron 19 de los 24 votos necesarios para – no sé- sacarlos de donde no están. 

La conclusión, por lo lógica, ponía en evidencia mucha - ¿cómo decirlo? – sorpresa.  Y es que ¿quién diría que tanta gente se juntaba para contar mentiras?  Es medio raro que una dictadura socialista tan feroz como la venezolana, que mata a su gente de hambre y que, cual Atila, no deja que crezca nada a su paso necesite de estos armados mediáticos internacionales para caer. Es decir, vivimos en el siglo XXI.  Muchos han caído por menos.

Convengamos en que toda la situación da lugar a una sana duda, y ante esas dudas, lo mejor es buscar otras fuentes de información – aquí aclaro que la mentira de los queridos diarios de siempre me ofendió, así que hablo desde la decepción de un lector  insultado - , cosas como portales de internet, revistas web, canales de los que no transmiten telenovelas, libros. O también, conversar con otras personas, atreverse a escuchar al otro, y lo más importante: analizar, detenerse a desmenuzar lo que nos cuentan, porque resulta que, la mayoría de las veces, lo que encontramos en los medios son mentiras tan burdas y mal armadas como las de la supuesta expulsión de Venezuela de la OEA.

Querido lector: no crea en cuentos de camino. Quienes que se vanagloriaron de expulsar sin los votos suficientes a un país que ya no forma parte de determinada organización, son los mismos que le dicen que los EEUU y Canadá tienen un patio trasero al cual usted pertenece, porque no tiene las capacidades suficientes para gobernarse por sí mismo, o que los recursos que están en su territorio están mejor administrados por otros con “mayores conocimientos”; son aquellos que insisten en convencerle de que ser esclavo es bueno, que ser colonia es bueno; son los mismos que día a día quieren acabar con una cosa a la que tiene derecho, la autodeterminación.

No olvide nunca quien es, de donde viene y cuáles son sus derechos. Los venezolanos no lo hacen, y por eso se van de esas organizaciones donde insisten en mandarles y humillares, y de donde, ni aún queriendo, logran expulsarles.  

 

[1] http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/venezuela-es/article212595094.html

[2] https://www.telesurtv.net/news/Venezuela-reafirma-su-soberania-al-formalizar-su-retiro-de-la-OEA-20170428-0045.html

[3] https://www.telesurtv.net/news/venezuela-sesion-oea-injerencia-eeuu-arreaza-20180606-0028.html

[4] http://www.oas.org/es/sla/ddi/tratados_multilaterales_interamericanos_A-41_carta_OEA.asp

 

Categoria

Mariel Carrillo García

(Venezuela). Periodista egresada de la Universidad Central de Venezuela con estudios de política internacional en la Universidad de Buenos Aires. Fue redactora de la Agencia Venezolana de Noticias (AVN). Bolivariana y ciudadana de la Patria Grande.