Movimiento Nacional Campesino-FECAOL: "sin organización, sin solidaridad, no se va a resolver esto"

a
Viernes 17 de Abril de 2020

Como parte del especial: Solo el pueblo salva al pueblo, tuve la oportunidad de entrevistar a Richard Intriago, uno de los dirigentes del Movimiento Nacional Campesino-FECAOL. Esta organización fue creada en el año 2005, integrada por dirigentes campesinos de organización de base y representa un símbolo y referente de la lucha y organización campesinas a nivel nacional. El Movimiento Nacional Campesino-FECAOL promueve de manera directa la soberanía alimentaria y se encuentra organizado para enfrentar la crisis sanitaria con solidaridad.

FK: Cuéntame un poco sobre tu persona y el trabajo que desempeña la organización.

RI: Soy Richard Intriago, soy ingeniero agropecuario y soy doctor en agroecología, soy docente universitario y he sido dirigente del Movimiento Nacional Campesino - FECAOL por casi 20 años. Ahora no soy presidente de la organización pero soy dirigente. La organización cambió de una dirigencia vertical a una dirigencia horizontal de más de 9 compañeros en todo el país. Yo estoy ahorita en la retaguardia, tratando de colaborar en lo que mejor pueda con la organización.

FK: ¿Cómo se lee la crisis sanitaria desde FECAOL?

RI: El trabajo que ha hecho nuestra organización se refiere en primera línea a la soberanía alimentaria. Es a lo que nos hemos dedicado. Y cuando hablamos de la crisis sanitaria, nosotros también estábamos en cuarentena, asustados. Esto asusta a cualquiera, por la cantidad de información o por cómo los medios de comunicación y los gobiernos han manejado este tema, por lo menos al inicio también nos causó susto. Y bueno, la pandemia acá en donde nosotros tenemos más incidencia, en Guayaquil, ya han visto las cosas como están, muy duras. Hace 15 días decidimos abandonar la cuarentena con el fin de poder hacer frente desde la organización social a temas serios como el tema alimentario en la ciudad.

En este sentido, el tema de salud no lo conocemos bien, vamos a intervenir en salud en los próximos días, pero lo que conocemos profundamente son los barrios de Guayaquil, que es donde están ocurriendo los mayores problemas desastrosos, un mal ejemplo para el mundo, y es donde estamos ahora batallando el tema alimentario y en unos días también el tema de salud campesina alternativa.

FK: ¿Cuál es la situación actual de FECAOL?

RI: Nosotros somos pequeños y medianos agricultores y no tenemos muchos compañeros asalariados. La mayoría son familias que tienen su tierrita o alquilan. La pandemia ha golpeado al sector rural y algunos de nuestros compañeros han fallecido, familiares fallecidos, yo mismo ya perdí familia. Estamos vigilando permanentemente a las viudas, llevándoles alimentos orgánicos, tratando de ayudar un poco a pasar la pena. Tenemos compañeros muy afectados de salud, los que se encuentran más vinculados a Guayaquil y han estado trabajando en la ciudad.

En el sector rural, la afectación más fuerte que hubo fue el tema alimentario. Tenemos dos realidades en el sector rural, una realidad en la que se siembran monocultivos, por ejemplo los sectores de Daule, Salitre, que es puro arroz o Lomas de Salento e Isidro Ayora que es puro maíz, o Marcelino Maridueña o Milagro, que es pura caña de azúcar. Entonces, ahora que no hay comida los compañeros lo único que tienen es arroz, los otros sólo maíz y los otros sólo caña. Se dieron cuenta que el monocultivo no los llevó a ningún lado en un momento difícil como este. Pero hay sectores como El Empalme, como Manabí, como parte de El Oro o parte de la Sierra que tienen diversidad de cultivos y están viviendo la diferencia. Tienen una cuarentena en la que tienen frejoles, frutas, verduras, animales, huevos. Entonces, la cuarentena no es igual para todo el mundo en el sector rural, en dependencia de la forma de agricultura que tengan y los productos que estén en producción.

FK: ¿Se han establecido líneas crediticias o bonos para el sector campesino por parte del Gobierno Nacional?

RI: No, nada de eso. Más bien, han habido rumores de que nos van a desalojar del centro de acopio. A pesar de que nosotros en un principio no hemos pedido poder participar, por que conocemos su ineficiencia, la que ellos también deberían reconocer por que es de seres humanos con ética reconocer sus falencias. Y a la vez de reconocer las falencias, podemos tomar mejores decisiones, por que eso haría que ellos lleguen a acuerdos, hablen con personas que puedan colaborar y no tener un vicepresidente que se cree supermán para la foto. Crearían unión, dejando las diferencias a un lado, no hemos sido muy amigos del gobierno, con un Ministro de Agricultura que está en cuarentena y se ha perdido de lo que está ocurriendo realmente en el campo. Podríamos llegar a un acuerdo, podríamos conversar. Pero a pesar de haberlo pedido y haberlo hecho público en redes sociales para declarar nuestra disponibilidad, no se ha hecho.

Más bien, yo decía que hay rumores de que quieren desalojarnos de la sede por estar sirviendo de conexión entre el campo y la ciudad para que lleguen alimentos más baratos y combatir la especulación. Pero bueno, nosotros seguimos, seguiremos, y ahora lo estamos haciendo sin gobierno y ya hemos metido decenas de camiones entre Costa y Sierra a la ciudad de Guayaquil y también fuera de la ciudad de Guayaquil. Tenemos miles de canastas orgánicas entregadas a personas que tienen coronavirus y personas de la tercera edad, que no pueden salir de casa. Nosotros priorizamos las entregas de canastas para ellos.

FK: ¿Cuál es la mayor preocupación en FECAOL dentro del escenario de pandemia que estamos viviendo?

RI: Voy a decir algo que lo estoy viendo por que estoy donde las papás queman, estoy entrando a Guayaquil todos los días. Hay un pueblo desesperanzado, la mirada de las personas en la ciudad de Guayaquil principalmente es una mirada sin esperanzas. Es como ir a una guerra sin armas, sin tener nada para defendernos. Por eso el gobierno insiste en la campaña de “quédate en casa” y tienen toda la razón en insistir con esto por que no pueden hacer nada más. Y no sólo en el país, sino que hay muchos países a los cuales se les fue de las manos. Pero más allá, no hay ninguna estrategia real, por que no hay medicinas en las farmacias, ni siquiera Paracetamol, que no cura nada pero es un alivio para cualquier dolencia, al menos sicológica. No hay alimentos, el ajo y el jengibre están escasos, que son productos que se usan en el pueblo para hacer frente a problemas relacionados con virus, no de coronavirus, pero así el pueblo sentiría que tiene algo para defenderse, pero no tienen ni comida. Estamos hablando de un pueblo desesperanzado, que muchas veces no muere de coronavirus. Yo he visto gente, conozco personas que han muerto de miedo. A veces tienen sólo gripe y ya creen que es coronavirus, se echan a la cama y ya no se levantan.

Entonces, estamos hablando primero de un problema de actitud. Estamos levantando una campaña que se llama “Si se puede Ecuador”. Juntos vamos a salir de todo esto, el sentido de esta campaña es de levantarle el ánimo a las personas. No podemos continuar con un estado de ánimo tan bajo por que eso además baja las defensas. En un segundo plano, estamos creando la brigada de salud, estamos con la brigada campesina andando y eso va muy bien y ahora vamos a hacer la brigada de salud. Vamos a entrar con cientas de boticas campesinas a Guayaquil, principalmente a Guayaquil por ahora. En estas boticas vamos a incluir más de diez productos del campo, productos nuestros: eucalipto, tomillo, ajo, jengibre, miel de abeja, limón, etc. Tenemos compañeros que trabajan muy bien la medicina natural y ancestral. Y estas boticas vamos a entregarlas para que la gente sienta que tiene una herramienta con que pelear por que el pueblo las sabe usar. Sabe hacer infusiones, aguas aromáticas, saben consumirlo. En estas boticas se entregan estos productos que en muchos casos no hay de manera directa a los sectores populares. Pero más allá de eso, entra a dar herramientas que digan: puedo defenderme, tengo como hacerlo, no es que no tengo nada. Recurro a la botica campesina, me receto, tomo limón con miel de abeja y se te va a curar. Y estamos seguros -y lo digo con mucha certeza- que con esto vamos a curar a muchas personas, por que la cura no es solamente corporal, es también sicológica y espiritual.

FK: ¿Cuál es la lectura y perspectiva a futuro desde FECAOL?

RI: El problema de la alimentación se va a profundizar, pero no por que no haya comida. Por eso la gente tiene que sentirse tranquila, por que hay comida suficiente en el campo. El problema es el sistema que no sirve. Por que a pesar de nuestra insistencia por décadas, nunca se quiso implementar un sistema alimentario directo de productor a consumidor, el cual ahora estuviera resolviendo los problemas. Entonces se va a profundizar el tema alimentario y probablemente -y ya lo dice también el gobierno- estas semanas que vienen serán muy duras también en temas de salud. Por eso se encuentran restringiendo más el tránsito de las personas, entre otras cosas.

Por estas razones, sin organización, sin solidaridad, no se va a resolver esto. Quedarse en casa es una voz mundial y es muy importante. Pero si ves a un anciano al lado de tu casa, que está solo, que no tiene comida y que probablemente ya está incluso con coronavirus, no te quedes en casa por el amor de Dios. Sal, tócale la puerta con mascarilla y guantes y pregúntale qué necesita. Comparte tu comida, comparte tus limones, comparte tu alimento, da la voz de alerta si necesita un médico. No podemos hacer una campaña deshumanizada. Necesitamos hacer una campaña humanizada, con solidaridad, pensando en las personas más vulnerables y perderle el miedo a la muerte. La muerte es normal, es común y si nos toca nos toca. Ese temor a la muerte ha provocado que no le demos una mano a aquel que lo necesita y esa persona se termina muriendo. ¿Pero qué pasaría si al contrario seas tú el que necesita que le den la mano? Entonces, solamente con solidaridad y amor al prójimo vamos a tener menos muertos y menos afectados.

FK: ¿Qué es lo que necesitan como organización para sostenerse?

RI: Nosotros no somos muy expertos en pedir donaciones. Más allá de eso, esto no se va a sostener con recursos. Nosotros hemos logrado mover esos camiones sin tener un centavo en el bolsillo. ¿Cómo? Solamente con organización social, solo haciendo bien y organizadamente las cosas. Con recursos, nuestros esfuerzos se multiplicarían, pero lo clave es la organización social.

Tenemos una cuenta bancaria en Ecuador y una cuenta de Pay Pal para donaciones desde el extranjero. Es muy importante saber una cosa: hay mucha gente solidaria, que se encuentra donando desde fuera, desde dentro, migrantes y hasta empresas. Pero están dirigiendo mal su donación. Las destinan a los grandes supermercados o al gobierno y lo que ellos hacen es enviar una canasta de fideos, de atún, harinas. Pero eso no te va a sostener la cuarentena. Las personas tienen que comer frutas, vegetales, papa, yuca, plátanos, queso: eso es lo que va a sostener la cuarentena y la va a sostener con salud. No podemos enfermar por alimentación ahora y no sólo por el coronavirus. Pero por otro lado, la donación que se hace de este tipo de alimentos que no son muy nutritivos para las personas, lo que en ese caso donas alcanza tan solo para una familia. Pero si te acercas a los campesinos organizados, con ese mismo dinero puedes alimentar a 7, 8 familias. Por que un racimo de plátano cuesta 4 dólares y le sirve a 5 familias. Hay que hacer la relación con los campesinos para que las donaciones sean más efectivas y poder alimentar a más personas, para generar salud por medio de esa donación. Y no sintiendo que hemos ayudado por que le entregamos el dinero a una cadena de supermercados. Hay mucha gente que lamentablemente esta viendo esto como un negocio. Ahí se necesita un gobierno fuerte, que pueda sancionar a estos actores con todo el rigor de la ley. Pero este gobierno no está poniendo la mirada en el problema que tenemos.

Invito a las personas a hablar con los agricultores, organicen camionetas enteras con los agricultores y mándenlas a los barrios. Con cualquiera que esto sea, seguro que el apoyo a la gente va a ser mucho mayor.

Instamos a las personas que quieran donar y se encuentren donando, a que no lo hagan por medio de la industria, sino directamente con los campesinos. Primero genera más salud, por que son alimentos de primera necesidad y segundo, se llega a una mayor cantidad de gente. Tercero, ayudan a dos economías: a la economía de los agricultores que ahora lo necesitan más que nunca y a la economía de los consumidores finales.

 

donaciones

 

Links de la organización:

Web del Movimiento Nacional Campesino-FECAOL: http://fecaolecuador.blogspot.com/

Facebook: https://www.facebook.com/movcampesinoec

 

Categoria