El derecho de las Charapas

1
Lunes 1 de Abril de 2019

Diminutas tortuguitas salen de sus blancuzcos huevos. Son tortugas de agua dulce, conocidas en la Amazonía como Charapas. Se trata de especies endémicas de las selvas tropicales, categorizadas como en peligro menor por la lista roja de especies del UICN, lo que indica que su cantidad de especímenes ha disminuido drásticamente en los últimos años. Ellas han sido reproducidas en cautiverio por la comuna ancestral Kausak Sacha, quienes, sabiendo del peligro que corren estos pequeños seres, han decidido repoblar el río Curaray con esta especie. Este esfuerzo conjunto forma parte de un proyecto más amplio que pretende conservar y mantener la forma de vida amazónica que tan afectada se encuentra por la industria petrolera, maderera y minera.

Olvidada en el recóndito más lejano de la frontera ecuatoriana se encuentra esta comuna ancestral, la cual se empodera de su lugar de enunciación y habla con la voz de los espíritus de la selva: “Nosotros somos Kawsak Sacha runakuna, voceros de todos los seres que existen en esta selva viva. Venimos a hablar en nombre de los Supay (entidades protectoras de todos los sere), animales, bosques, ancestros, pueblos y mundos que constituimos el Sumak Allpa, Sumak Yaku y Sumak Waira. Declaramos el rechazo a todas las formas de racismo, colonización y colonialidad, que históricamente han expoliado nuestros territorios.”

Este pueblo ancestral se encuentra en peligro en la actualidad, así como otros que se encuentran dentro del territorio de los bloques 86 y 87 de explotación petrolera. El peligro tiene su origen en el Estado, ya que el propio Ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez, anunciaba el 23 de octubre del 2018 pasado la licitación de estos bloques y se establecerá un modo de extracción conjunto con PETROPERU, para transportar el petróleo desde estos bloques por el oleoducto norperuano.

Los bloques petroleros que se pretenden licitar se encuentran en territorio Kichwa Kawsak Sacha. Además, este territorio es poblado por las nacionalidades Shiwiar y Sapara. Se cuenta también con registros respecto a la presencia de pueblos indígenas en aislamiento voluntario, como los Tagaeri y Taromenani. Los pueblos ancestrales tienen total conocimiento de los nefastos impactos de las industrias petroleras, las cuales desde el inicio de su actividad extractiva, constituyen una amenaza directa a todas las formas de vida existentes en los territorios. Por tal razón, los pueblos reafirman su derecho a la libre determinación, además de asumir una posición frontal contra el extractivismo en sus territorios, argumentando su derecho a la resistencia y haciendo referencia a la nomenclatura legal. Esta prohíbe la explotación petrolera en territorios de la zona amortiguamiento de la zona intangible Tagaeri Taromenane.

Las tortugas Charapas suman un total de 1.500 individuos, que se han liberado hasta la actualidad en el cauce del Rio Curaray. Ellas, como todos los seres vivos, tienen el derecho de vivir en un hábitat libre de contaminación; además, deben gozar de la libertad de nadar en las aguas que llegan a desembocar en el río Amazonas. Aún cuando la Constitución del Ecuador reconoce y tipifica los derechos de la naturaleza, las charapas, los pumas, las guantas, los tucanes y todos los seres de la selva se encuentran ahora a tan solo dos bloques de llenarse de contaminación, y sus comunidades, de los importados vicios y costumbres citadinas. La Comuna Ancestral Kawsak Sacha se encuentra en la actualidad, unida y firme frente a la explotación petrolera. Se están articulando luchas contra la explotación y los pueblos ancestrales se están armando de sabiduría con el Sumak Kausay, para dar lucha a la industria civilizatoria.