A 26 Años del Levantamiento Zapatista

EZLN
Martes 7 de Enero de 2020

Escribo estas palabras con mi escucha y mirada, luego de que hace un par de años, un buen amigo, frente a una laguna de los páramos andinos del Cajas, en medio de la noche y debajo de las estrellas me contó que: en Chiapas, en el sureste mexicano, en la selva Lacandona, existe un hombre (Sup Marcos hoy Sup Galeano) que es el vocero de miles de mujeres y hombres del maíz, que viven en comunidad, dignidad, rebeldía y libertad todos los días. Que para ello tuvieron que levantar su espíritu, formarse en silencio por 10 años y arremeter con todas sus fuerzas contra el mal gobierno y el sistema capitalista, y que solo así derrotaron en una madrugada del 01 de enero de 1994 al capataz de México de ese entonces Carlos Salinas Gortari y recuperaron la tierra de sus ancestros, para empezar su propio proyecto político de vida en absoluta autonomía.

Es mi tercera vez en tierras zapatistas en rebeldía y resistencia por la vida y segunda ocasión en el Festejo del Levantamiento Zapatista, lo que puedo decir de lo poco que conozco de la organización, es que el EZLN y sus bases de apoyo, son gente que hacen lo imposible, y que su generosidad es infinita, y que con cada acción nos animan y enseñanza su camino recorrido, y nos hacen el llamado para que desde nuestra geografía y a nuestro modo, recordando que no hay manual, construyamos nuestra propia autonomía. Para de esa forma salvar nuestra vida como especie, evitar más muertes de compañeras por el hecho de ser mujer, cuidar las lenguas originarias, construir un mundo donde los niños y niñas vivan sin miedo y proteger lo que queda de Madre Tierra en su estado natural, es decir sin capitalismo, sin colonialismo y sin patriarcado y todo esto para que exista futuro para nuestros hijos e hijas.

pueblo armado

 

Comparto Palabras del Comité Clandestino Revolucionario Indígena -Comandancia General del EZLN, en la voz del Subcomandante Insurgente Moisés, que más me llegaron del mensaje del 31 de diciembre en el marco del 26 aniversario del levantamiento zapatista y la guerra contra el olvido:

“Pero, así como ha avanzado y crecido nuestra vida, también ha crecido la fuerza de la bestia que todo lo quiere comer y destruir.

También ha crecido la máquina de muerte y destrucción que se llama sistema capitalista.

Y el hambre de la bestia no tiene llenadero. Está dispuesta a todo por sus ganancias.

No le importa destruir la naturaleza, pueblos enteros, culturas milenarias, civilizaciones completas.

Incluso el planeta entero se destruye por los ataques de la bestia.

Pero la hidra capitalista, la bestia destructora, busca otros nombres para esconderse y atacar y vencer a la humanidad.

Y uno de esos nombres detrás de los que se esconde la muerte es “megaproyecto”.

“Megaproyecto” quiere decir destruir todo un territorio.

Todo.

El aire, el agua, la tierra, las personas.

Con el megaproyecto la bestia se zampa de un bocado pueblos enteros, montañas y valles, ríos y lagunas, hombres, mujeres, otroas, niños y niñas.

Y ya que acabó de destruir, la bestia se va a otro lado y hace lo mismo.

Y concluyo dejándole claro a Andrés Manuel López Obrador (presidente de México), que el EZLN les regresa con la palabra colectiva sus discursos de destrucción en donde señala que el “tren maya va porque va”, “les guste o no les guste a los pueblos”, el Sub le responde a su pregunta:

“¿Están dispuestos los pueblos zapatistas a perder todo lo que han avanzado con su autonomía?”

“¿Están dispuestos los pueblos zapatistas a sufrir desapariciones, encarcelamientos, asesinatos, calumnias y mentiras por defender la tierra que guardan y cuidan, la tierra donde nacen, crían, crecen, viven y mueren?”

Y con estas preguntas, el capataz y sus guardias nos ponen frente a la opción de “vivos o muertos, pero se tiene que obedecer”.

O sea, que nos pregunta si estamos dispuestos a morir como alternativa de sociedad, como organización, como pueblos originarios de raíz maya, como guardianes y guardianas de la madre tierra, como individuos e individuas zapatistas.

A lo que las y los zapatistas responden:

Sí, estamos dispuestos a desaparecer como propuesta de un nuevo mundo.

Sí, estamos dispuestos a ser destruidos como organización.

Sí, estamos dispuestos a ser aniquilados como pueblos originarios de raíz maya.

Sí, estamos dispuestos a morir como guardianes y guardianas de la tierra.

Sí, estamos dispuestos a ser golpeados, encarcelados, desaparecidos, asesinados como individuos e individuas zapatistas.

Así que ya la tiene su respuesta el capataz.

Pero como es nuestro modo como zapatistas que somos, nuestra

respuesta tiene también una pregunta que le hacemos a los capataces:

¿Están dispuestos los malos gobiernos a tratar de destruirnos al costo que sea, a golpearnos, encarcelarnos, desaparecernos y asesinarnos?”

mujeres que luchan

 

Luego de la parte política vino la otra parte política pero de otra forma es decir no directamente sino por medio del arte y una de las letras de las canciones que me tocó el alma y el corazón de tierra, fue la de un compa joven base de apoyo del EZLN que en su presentación artística habló de que construyamos más ARCAS para cuidar y reproducir la vida, como anticipándonos un nuevo diluvio o dicho en palabras modernas “un colapso ecológico, social, político y económico”.

La manera sutil de formarnos que tiene el zapatismo lo expresan en cada mural, en cada compartir con sus pueblos, en cada taza de café autónomo, en su maíz soberano y sin químicos, en sus frijolitos que llenan las panzas de todes, en sus bailes, cuentos, en su trabajo colectivo. Por eso que el 30 de diciembre hicieron algo que nos impactó a todas las personas presentes en el Caracol de Morelia y es que en dos días terminaron de construir el escenario para recibir a la comandancia y las participaciones artísticas que calentarían los cuerpos de las miles de personas presentes de cientos de comunidades Mayas y más de 54 países y quien sabe cuantas naciones sin Estado.

Esto lo hicieron así, no porque el EZLN dejará algo para el último, si algo nos han demostrado es que son las y los maestros del detalle, la prudencia y la anticipación, por eso que el caracol es su símbolo y en cada mural o bordado lleva la frase de “lento pero avanzo”. Lo hicieron con el propósito de que los y las asistentes veamos que el trabajo colectivo o como decimos en Ecuador, la minga es capaz de lograrlo todo.

Para terminar, lo único que puedo decir es yupaychani EZLN por recuperar la palabra, por cuidar la noche, por defender la esperanza, por motivarnos a organizarnos, por haber sacrificado la sangre y el cuerpo de su pueblo por la liberación de todos los pueblos del mundo. Por demostrarnos que si podemos ser libres y que desde las montañas o selvas se pueden construir mundos nuevos o mundos donde quepan todos los mundos, Dios les pague hermanas y hermanos mayores de todes quienes creemos en la rebeldía y la autonomía como una forma de vida.

wawas

 

Nota: el texto completo del mensaje de CCRI – CG, lo pueden encontrar en la página web: http://enlacezapatista.ezln.org.mx/