La “Comuna” de Quito: controlar el territorio y ejercer el poder contra el paquetazo

ComunaQuito
Martes 8 de Octubre de 2019

Quito es un hervidero de barricadas y “asambleas” populares en esquinas, avenidas, parques. El pueblo se ha autoorganizado para abastecerse de piedras, bicarbonato y vinagre, mientras circula café, agua de panela y pan para aliviar el cuerpo mientras se descansa del combate callejero. Viejos, adultos, jóvenes y niñxs se reconocen los unos a los otros como iguales al calor del fuego, sea de día o de noche. “Clase media”, sectores populares y hasta el lumpen proletariado (choros, micro traficantes, entre otros) se ha juntado para luchar contra el paquetazo.

A lo largo y ancho de la capital aparecen puntos de resistencia, todo el mundo trata de cuidarse y sostener, la solidaridad se ha vuelto un arma efectiva contra el enemigo común, el paquetazo, el neoliberalismo, el capitalismo y el Estado burgués. De esta forma, estos embriones de poder popular, precarios, sin “ideología correcta” para la izquierda pura y casta, representan una experiencia de control del territorio y, por lo tanto, de ejercicio del poder frente al Estado y las fuerzas represivas.

Es la soberanía del pueblo en el territorio, la lucha de clases, la que se está evidenciando en estos momentos en la ciudad, cuyo desenlace, lejos de representar la salida definitiva al neoliberalismo, significa un importante escalón para el desarrollo de nuevas formas de lucha legitimadas y sostenidas por el pueblo. Es probable que la política burguesa secuestre sus fuerzas, que la reduzca a lo electoral y nada más, sin embargo, eso no resta su importancia; aún la izquierda, inexistente, no tiene capacidad de conducir.

La capital del Ecuador se ha convertido en una “comuna” espontánea, está ejerciendo el poder al restar - y en algunos casos eliminar - al Estado del territorio. Quienes afirman que esta insurrección se reduce a meros actos vandálicos o a “influencia extranjera”, no solo irrespetan el carácter de la lucha popular sino que se pliegan al ya bastante deslegitimado discurso oficial que da patadas de ahogado frente a la crisis. El aprendizaje de hoy será útil para las jornadas que se vienen, donde el pueblo deberá mantenerse en las calles defendiendo sus derechos.

 

Categoria